Manresa acoge el primer concierto seguro para la salud auditiva de los músicos

La utilización de protectores auditivos, la realización de cambios en la disposición de la orquesta y la elevación de tarimas son algunas de las medidas que se han llevado a cabo para reducir la presión acústica

El consejero de Salud de la Generalitat, Boi Ruiz, destaca que “la salud es cultura”, agradece la labor de los músicos en la salud y les anima a protegerse

Manresa acogió anoche el primer concierto seguro para la salud auditiva de los músicos. Se trata de la puesta en práctica de un innovador proyecto de investigación que pretende estudiar cómo reducir el impacto auditivo de la música en los integrantes de una orquesta. La utilización de protectores auditivos del sonido, la realización de cambios en la disposición de la orquesta o la elevación de las tarimas de los músicos son algunas de las medidas que se llevaron a cabo para conseguir la minimización de la presión acústica. Unos cambios que, además, están diseñados de manera que no hubiera ningún tipo de afectación en la calidad y el resultado final. El espectáculo y la investigación están impulsados por Mutua Intercomarcal, Prevint y la Escuela Superior de Música de Cataluña (ESMUC), a través del Observatorio para la Prevención Auditiva para los Músicos (OPAM).

El concierto, que se realizó en el teatro Kursaal, estuvo protagonizado por la Camerata Sinfónica Esmuc Cuarteto Casals y coordinado por el director de orquesta y profesor, Xavier Puig. Constaba de dos partes: la primera, donde se interpretó la Sinfonía núm. 94 en sol mayor (la sorpresa) de Haydn, se realizó con la disposición habitual; y, en la segunda, que se tocó la Sinfonía núm. 40 en sol menor de Mozart, se llevaron a cabo los diferentes cambios. El espectáculo contó con la presentación del periodista y comunicador Marcel Gorgori y fue presidido por el Honorable señor Boi Ruiz, consejero de Salud de la Generalidad de Cataluña. También estuvieron presentes el alcalde de Manresa, Valentí Junyent, y algunos de los concejales de la localidad.

Al descanso, se produjeron los diferentes parlamentos y la explicación del proyecto que se está llevando a cabo. Marcel Gorgori llamó al escenario David Montero y Enric Guaus, que hicieron una pequeña demostración en directo del impacto que puede producir una trompa y posteriormente anunciaron los cambios que se realizarían. Concretamente, se decidió elevar la sección de viento; se hicieron modificaciones en la disposición -las trompas pasaron de la derecha a la izquierda, de modo que el sonido fuese direccionado hacia fuera de la orquesta-; y las percusiones se pusieron protectores auditivos personalizados, que hacen una atenuación plana, es decir, disminuyen el sonido por igual en todas las frecuencias.

El consejero de Salud, Boi Ruiz, destacó la importancia de que los músicos también hagan salud y que se protejan y afirmó que cree “firmemente que la salud es cultura”. Por su parte, el alcalde Valentí Junyent se mostró satisfecho de que la OPAM y Mutua Intercomarcal hubieran elegido Manresa y el Kursaal como espacio para llevar a cabo esta iniciativa. Y el presidente de la Mutua Intercomarcal, Alexandre Blasi, agradeció a todos los impulsores y colaboradores su tarea y destacó que se trata de un “buen ejemplo de colaboración entre universidad y empresa”.

Un estudio pionero en el ámbito de la salud auditiva

Se trata de un concierto único, donde se aplicaron algunas de las conclusiones que ya se han podido extraer de un estudio previo, realizado a través de una serie de grabaciones de los ensayos de la Orquesta de Práctica orquestal de 1er y 2 º curso de la Esmuc dirigida por Xavier Puig. Las grabaciones tienen como objetivo medir los valores de presión acústica de las diferentes posiciones que conforman una orquesta para poder identificar qué mejoras se podrían hacer para disminuir el riesgo. Además, el concierto sirvió para tomar nuevos datos para continuar el estudio iniciado.

Los primeros datos extraídos de los ensayos apuntan a que la sección de viento es la más afectada y que la posición del director, a pesar de estar muy alejada de las partes con mayor impacto, también es una de las figuras que recibe una presión acústica mayor. La sección de cuerda, por influencia de los vientos, también es una de las más afectadas. En base a estas primeras conclusiones, se previeron los diferentes cambios realizados.